miércoles, 16 de noviembre de 2016

"FORZA ITALIA !...PERO LA DEL 83..."



Italia ha tenido grandes selecciones de baloncesto, pero quiero a centrar hoy, en la actual y la que fué la mejor de todos los tiempos.

Si preguntas a los aficionados que ya tenemos unos años, cuál fué la mejor de todas, ni pestañearíamos al contestar que fue la del 83 , la del Oro del Europeo de Nantes.
Sin embargo, por desgracia para los fans del Pallacanestro, la actual Italia no da la gloria que debería dar, a pesar de estar constituida por una constelación de estrellas : Gallinari, Bellinelli, Aradori, Bargnani, Gentile... casi nada, al aparato, ¿no?
Así que tras este breve intro vamos a hablar un poco de todo ello, y de forma mucho más profunda sobre la selección mítica del 83. Vamos allá!

QUÉ LE FALTA A LA SELECCIÓN ACTUAL RESPECTO A LA DEL 83?
Para basarme en esta apreciación personal, la argumentaré a través de la comparación (siempre odiosas, pero que molan tanto…) con la mejor Italia de todos los tiempos: la del Europeo de Nantes de 1983, donde consiguieron el oro a costa de nuestra 2º mejor generación de baloncestistas españoles de todos los tiempos. Para mí, la Italia actual tiene dos carencias respecto a la del 83: una emocional y una táctica.

"LO" EMOCIONAL
Italia ha sido y nunca tuvo que dejar de ser, una de la scuadras más competitivas del viejo continente.
Ves competir a aquella máquina del 83, y daban miedo: eran voraces, durísimos, no se rendían nunca, y chocan con la fragilidad competitiva del bloque transalpino actual.Y no tienen un lider con mayúsculas como lo era el gran Dino Meneguin "Il Ogro" que mandaba sobre todos y todo. para lo bueno y para lo mejor.

"LO" TÁCTICO
No puedo negar que los jóvenes azurri componen un perímetro brutal con el todoterreno Bellinelli, el excelso Gallinari (Denver Nuggets), el superclase hijo de Gentile, o un talento ofensivo como es Aradori.Peeero… a esta Italia le faltan cosas muy importantes:

1)Falta un director de juego de primer nivel:



Daniel Hackett es un muy buen jugador, con un físico poderoso, ha mejorado su tiro, y entra a canasta con brillantez, pero no es un base organizador para tanta estrella, ni que pueda "mandar" sobre ellas. La Italia del 83 tenían a dos magos en el puesto de base, dos estrellas: Brunamonti y Marzorati.

2) Falta una referencia interior: 

Casi todos sabemos que Andrea Bargnani es un jugador talentoso hasta decir basta, pero también pensamos que es un jugador perimetral con cuerpo de pivot. La pintura no es su lugar natural de juego, y eso penaliza mucho a una selección que quiere volver al primer nivel.
Comparar a Bargnani con Meneguin es casi sangrante. Dino, dominaba la pintura como nadie en su época. 


Rompiendo una lanza para la generación actual, estoy convencido que tanto talento, al final, se tiene que poner de acuerdo y a una , para recuperar el sitio en Europa y en FIBA que nunca tuvieron que abandonar. A falta de piezas tácticas, seguro que recobrarán esa ferocidad a la que sus padres deportivos le llevaron a cotas tan elevadas del gloria.

Y ya , sin más, ya no podré reprimirme, y hablaré del fabuloso nivel que tenía aquel Europeo para que nos vayamos situando, y poder conocer el verdadero legado de aquella mítica generación de azzurri: La del 83.

LA COLUMNA VERTEBRAL del 83:
La Plantilla la conformaba: Dino Meneghin, Pierluigi Marzorati, Antonello Riva, Roberto Brunamonti, Renato Villalta, Marco Bonamico, Enrico Gilardi, Romeo Sacchetti, Ario Costa, Alberto Tonut, Renzo Vecchiato, Carlo Caglieris (Entrenador: Sandro Gamba)



Despues de los honores, pongámonos cómodos y hablamos de sus estrellas:


ANTONELLO RIVA:

Con su 1,96 jugaba de escolta (sobretodo) o alero. Ha sido uno de los más grandes del baloncesto italiano. Comenzó a jugar baloncesto en 1977-78. Ganó un trofeo en su carrera por ser el mejor anotador italiano de todos los tiempos en 2004, con 14.397 puntos. Era más que un tirador nato. Fue un jugador con un físico brutal,  sólido, resistente, determinante y, sobre todo, era un tirador infalible desde más allá de la línea de 3 puntos.
Bajo mi punto de vista, estaba un peldaño por debajo de nuestro gran  Epi, pero aún así estamos hablando de un jugador portentoso, duro y competitivo como pocos.


MARZORATTI-BRUNAMONTI: 
Para mí, simplemente son los dos mejores bases que han tenido los azzurri en la historia. Talentosos con el balón y grandes organizadores, no hace falta decir mucho más.


 El primero lo consiguió todo con el Pallacanestro Cantú: Lega:2, Copa Korac: 4 , Copa Intercontinental: 2 ,Recopa: 4 , Euroliga: 2.


 Y el segundo que aparece en la foto de arriba en la derecha, contra el terrible Kikanovic en la Lega: 4 ligas italianas, 3 copas italianas, 1 recopa,1 korac, 1 plata olímpica, 1 oro europeo, 1 plata europea y  1 bronce europeo

¿Quién da más?...


RENATO VILLALTA:
Sus 204 centímetros le permitían jugar dentro de la zona, pero además tenía un muy buen lanzamiento exterior, buen defensor y una gran capacidad reboteadora. Sus formidables actuaciones provocaron el interés de muchos clubes, entre ellos la Virtus de Bolonia que lo fichó por la entonces cifra astronómica de 400 millones de liras. En Italia le apodaron por esta razón ‘Mister 400 milioni’.

A partir de aquí estuvo trece años consecutivos con la Virtus de Bolonia. Su primer ‘scudetto’ fue cuando derrotó al Olimpia Milano en la campaña 1978-79, en el segundo al mítico club de Cantú en 1979-80 y el tercero en la temporada 1983-84 cuando derrotó al Caserta. Villalta tiene en su haber ser el máximo anotador (7.306 puntos) y reboteador (3.133) de la historia de la Virtus de Bolonia.
Su media de anotación siempre fue muy alta, rondando los veinte puntos por partido. Tenía el récord de un jugador italiano de anotación de la liga pero fue superado por el cañonero italiano, el legendario y mencionado Antonello Riva.
Para el recuerdo aquel Europeo de Francia en el que con Italia demostró su calidad y su defensa que siempre estuvo al borde de la falta.
Siempre será recordado como uno de los mejores jugadores que ha dado el baloncesto italiano a lo largo de la historia.

DINO MENEGUIN : “IL OGRO”
Fue considerado el mejor jugador de su país durante décadas, y, durante varios años, también el mejor en Europa. Con 2,04 m de estatura, siendo el pivot más dominante de Europa.
En 1980 y 1983 fue elegido como el MVP en toda Europa. En 1991 fue elegido como el mejor jugador europeo de baloncesto de todos los tiempos. El 5 de septiembre de 2003 se convirtió en el segundo jugador italiano en entrar en el Basketball Hall of Fame


 Ha sido más de 250 veces internacional, anotaba más de 500 puntos anuales en el torneo italiano; sus promedios en cada partido eran de 18 puntos, 3 asistencias, 12 rebotes defensivos, 6 en ataque, 62% de aciertos dentro de la zona y 45% en sus lanzamientos a media distancia. 

Sus fundamentos, excepcionales; su movilidad, poco habitual en un hombre de su envergadura. Sus codos destrozan; siempre está empujando y, sobre todo, utiliza sus caderas y su culo. Cuando entra en la zona contraria arrasa, y había que tener muchos cojones para aguantar sus embites. 

Como contrario, desquiciaba, pero, como opina Lolo Sáinz, "Meneghin es un jugador mito, fundamental en el baloncesto italiano; es tal su entrega que cualquier entrenador lo quisiera tener en su equipo".
Para Díaz Miguel que le sufrió en ese Europeo, el pensamiento era el mismo : "Cualquier partido frente a Italia, sin Meneghin, no sirve de referencia. Con él, la selección es otra".
Para los pivots de la selección española que lo padecieron, el problema con Meneghin era solamente uno, al margen de sus triquiñuelas: "Los dos queremos ganar, y él utiliza todos sus recursos"

Sobre su dureza en la cancha, el gran Dino lo tenía cristalino: "Lo que hago me gusta hacerlo bien, por eso soy duro en la pista. Quiero dar lo máximo de mí mismo. Soy serio en mi trabajo, por eso no doy respiro al contrario. Hay que atacar con todo lo posible y defender al límite. Pero fuera de la cancha, lo más importante son mis amigos. Me gusta divertirme. Hay que saber separar el trabajo de la vida privada"

Según el mitico entrenador Dan Peterson, que le dirigió en la Simac de Milán, Meneghin es "el más grande de la historia del baloncesto italiano. Es único". -Fin de la cita-

Creo que un plantel así, tanto en el juego interiorcomo exterior se puede ir a cualquier guerra y tener muchas opciones de ganarla: Tener un eje BASE-ALERO-PIVOT tan determinante, te puede hacer soñar, como así fué…


EL CAMPEONATO Y LOS MOMENTOS MÁS IMPORTANTES.
La medalla de oro fue para la selección de Italia, que se impuso en la final disputada en Nantes a España por 105 a 96. La medalla de bronce fue para la selección de la Unión Soviética.
Desde la creación de los Europeos, con la excepción de Egipto, todos los campeones habían provenido del llamado Bloque del Este. Pero eso habría de cambiar en Francia.


LA PRIMERA FASE:  LA BATALLA DE LAS TIJERAS
Algo cambiaba y Yugoslavia perdía su hegemonía: España había vencido por un punto ante los plavi y perdido por la misma diferencia ante Italia.


De tal forma que, fuera el resultado el que fuera, sería segunda y el ganador del Italia-Yugoslavia primero, quedando el perdedor fuera de las semifinales.
En un partido de una dureza extrema, Yugoslavia conseguía llegar al descanso con 6 puntos de ventaja (42-36), pero en la reanudación el famoso "Karate-press" italiano obraba la remontada, situando a los alpinos con clara ventaja (73-62).Y entonces todo estalló…
Petrovic le propinó un codazo a Gilardi, Sacheti agarró bestialmente a Vilfan... y la cosa fue subiendo. El terrible Kikanovic  le pegó una brutal patada en los testículos a Villalta y se refugió entre los periodistas.

De repente, Grbovic coge las tijeras de su fisioterapeuta y amenaza al gran Dino Meneguin con ellas en mano… lo alucinante, es que no hubo expulsados y el partido siguió, con más incidentes, saldándose con victoria italiana.
Más acojonante fue, que años después en el homenaje a Djordjevic, Grbovic le regaló unas tijeras a Meneguin, así que podemos considerar que la historia quedo saldada, y tan amigos…jajaja…

Os dejo un extracto de la certerísima crónica de aquel partido en el diario El Pais, de  Luis Gómez Limoges  del 31 MAY 1983 :

“Yugoslavia quedó descolgada de la elite europea del baloncesto, pero su vieja guardia quiso morir combatiendo y provocó un altercado sin precedentes, en el que faltó poco para que hubiera algún herido. Italia mostró la tremenda fortaleza, no solo física, de su baloncesto defensivo y volvió a levantar, en la segunda parte, un encuentro que parecía perder. Junto con la URSS, son los italianos los únicos que concluyen la primera fase sin conocer la derrota.

Ya en la primera parte, los nervios afloraron en ambos equipos, pero la selección yugoslava denotaba poco temple para responder con paciencia y sacrificio la dureza defensiva de los italianos. Ya en la primera parte Kicanovic fue agredido por Bonamico y anunció ostensiblemente que tarde o temprano se cobraría venganza.

Italia dio preponderancia a su defensa, hasta el punto de dejar en el banquillo a su más certero tirador, Riva, que solo jugó los diez primeros minutos del encuentro y no volvió a aparecer por la cancha. Italia buscó una presión defensiva que terminara por agotar la capacidad de acierto de los yugoslavos en el tiro; se turnaron hombres de refresco en la destrucción ofensiva de Dalipagic, lucharon también por anular a Radovanovic, y lo consiguieron. Quizás, eso sí, no pudieron detener los nervios de Kicanovic, pero eso no iba a alterar el marcador.

Yugoslavia, ofreció un espectáculo deplorable y cayó ingenua y violentamente en la provocación. A cinco minutos del final, se organizó una pelea callejera que alcanzó los bancos donde se situaba la prensa. “


SEMIFINALES
En semifinales la revolución se consumaba y España con la mítica canasta de Epi tumbaba a la URSS. Sobre la final planeaba la sombra de la polémica del encuentro que habían disputado en la primera fase.



URSS- ESPAÑA (94-95)
Plantilla Unión Soviética: Valdis Valters, Anatoly Myshkin, Arvydas Sabonis, Aleksander Belostenny, Valdemaras Homicius, Sergejus Jovaisa, Stanislav Eremin, Sergei Tarakanov, Nikolai Derugin, Heino Enden, Andrei Lopatov, Viktor Pankrashkin (Entrenador: Alexander Gomelsky)

Y es que veo la alineación de aquella URSS, y asusta. Un auténtico equipo NBA y no de los de abajo.

Era increible disponer en aquella época de un fantástico alero como Myshkin de 2,07  con esa velocidad , físico y tiro, y que fue el encargado de cargarse a los USA de Glen “doc” Rivers en el mundial 82 de Colombia , tiradores inmisericordes como Valters o Jovaisha
Era para flipar y por encima de todos,el gran Zar: Arvidas Sabonis.
Os aseguro a los más jovenes que era digno de ver aquel arsenal dirigido por el coronel Gomelski.


Plantilla España:
 Juan Antonio San Epifanio, Juan Antonio Corbalán, Fernando Martín, Chicho Sibilio, Nacho Solozábal, Joan Creus, Juan Domingo de la Cruz, Juan Manuel López Iturriaga, Fernando Romay, Josep María Margall, Andrés Jiménez, Fernando Arcega (Entrenador: Antonio Díaz Miguel)
No me extenderé con ellos, porque esta generación mítica tiene para escribir un libro.
En fín, que La FIBA decidió adelantar el partido un día y no sentó nada bien a nuestros jugadores que andaban con las fuerzas justas: Fernando Martín incluso sufría de lumbago.
La URSS la lideraba Arvidas Sabonis ante la ausencia de Tachenko y que llegaba invicto al encuentro.

Supimos sobreponerse a la presión y al equipo que tenían enfrente y se llevaron el partido por 94-95.
Destacaron Epi y Sibilio con 25 y 26 puntos respectivamente, pero también Martín con 14, Romay con 10, luchando a brazo partido con los pívots soviéticos o Jiménez, con 9 puntos y una actuación fantástica desde la defensa y el rebote. 

Por parte de la URSS fue Sabonis el máximo anotador con 24 puntos, en una selección en la que destacaban también Belostenny (17), Jovaisa (16), Homicius (14) o Myshkin (11).



Un tal Aíto García Reneses  (para  mí, Don Alejandro) escribió sobre aquel partido:

                                               
“España ha estado impresionante. He tenido que hacer un gran esfuerzo para no llorar y aún así al final se me han saltado las lágrimas. Este es un triunfo sin parangón en la historia de nuestro baloncesto, pues es la primera vez que se gana a la URSS en una competición de esta índole y en pista neutral. Ante los campeones del mundo se ha jugado con la serenidad que nos ha faltado en nuestros anteriores compromisos. Ahora se trata de mantenerla y no renunciar a nada; pues en la final, que es de presumir que será frente a a Italia, no hemos de salir con complejos. El juego que ha exhibido España hace concebir muchas esperanzas y la medalla de oro está, más que nunca, al alcance de nuestras manos. La defensa española se ha mostrado en todo momento muy efectiva, tanto la individual con que se emplearon en la primera parte como las zonas 2-3 y 3-2; así como en el ataque, donde se estuvo a un nivel más que aceptable, si bien en los tiros libres se falló en exceso. Sin embargo, cuando un encuentro alcanza estos niveles de tensión y nerviosismo es normal que esto suceda. De cualquier modo, la efectividad en el tiro ha compensado los demás errores que se han cometido. Pienso que lo más importante, casi tanto como el resultado, es que se ha dominado el partido y el triunfo ha sido justo e incuestionable. Ahora sólo queda pensar en lo más alto, este Europeo puede ser histórico para España”
Como siempre , Don Aito, un maestro.


ITALIA –HOLANDA: sin historia.
En la otra semifinal, Italia lograba vencer a Holanda sin excesivos problemas: Italia puso el rodillo a funcionar y se llevó por delante a su rival con un parcial de 24-0 .
Varios jugadores italianos destacaron en el recital de semifinales, Villalta (20), Sacchetti (16), Riva (14) o Gilardi (12), reservando a su estrella, Meneghin.


LA FINALISIMA: ESPAÑA-ITALIA.

En un encuentro bronco, España había conseguido llevar la delantera, pero un error de Corbalán permitió a Villalta robar el balón. El gran Renato cometió pasos pero los árbitros no los señalaron y asistió a Marzorati para que anotara la bandeja del triunfo. Sin embargo, la final transcurrió por otros derroteros e Italia tomó la iniciativa desde el principio, liderada por Villalta (20) y Gilardi (16).




En la final brilló una vez más Epi, con 21 puntos, convirtiéndose en uno de los máximos anotadores del torneo. Junto a él, gran aportación de Martín (17) y Jiménez (15).


 Las críticas fueron feroces contra el seleccionador español, Antonio Díaz-Miguel, por una parte por las rotaciones realizadas en la final en las que dejaba a Epi y Sibilio, los dos máximos anotadores del equipo, en el banquillo durante demasiados minutos, por otra parte, las dos técnicas al entrenador fue también una de las claves para la derrota española, no la única. Al fin y al cabo, Italia fue mejor.

El fallecido Jesús Codina que entrenó a Estudiantes, Granollers, Cajamadrid y Cajabilbao y ex jugador de la Selección por 91 ocasiones  analizó aquel partido a la perfección:



                                                                    
 DERROTA JUSTA
“España no ha podido culminar su brillante trayectoria en este Campeonato. Italia nos ha derrotado justamente en el partido mejor jugado por ellos a lo largo de toda la competición.
El cansancio acumulado por alguno de nuestros jugadores claves, que se han manifestado más ostensiblemente hoy que en ningún otro día, sobre todo en el meridiano de la primera parte, hacen que el seleccionador efectúe unos cambios que no dan el resultada apetecido y nos coloca en desventaja al término de la primera parte, cuando tan felices nos las prometíamos con un marcador favorable hasta de nueve puntos.

Unas pérdidas de balón, una gran defensa italiana, rayando la agresión en algunos momentos, nervios en el banco y en el equipo, nos suponen un tremendo bache que nos harán ir ya contra el reloj durante toda esta segunda mitad. Ya no nos basta con el pundonor, la entrega y el coraje de todos los que salen a presionar y acabamos derrotados por una diferencia, que no la podía soñar ni el más optimista de los italianos".

"Que nadie se rasgue las vestiduras. España es subcampeona de Europa y ojalá que una tristeza como la de hoy podamos repetirla en la próxima ocasión. La Unión Soviética y Yugoslavia pueden testimoniarlo”.

En fin, espero que con este viaje en el tiempo, no os enfadéis mucho conmigo los nuevos tifossi de la aguerrida, renovada e ilusionante Italia, porque os puedo decir de corazón, que me encanta verla así de fresca y de competitiva...


Peeeero... es que como soy un abuelo Cebolleta: no puedo evitar las comparaciones, y es que a veces son odiosas de verdad.

Espero que me perdonéis, y me sigáis leyendo…

Así que os dejo un Hit de unos de los cantantes más internacionales de aquella época:UMBERTO TOZZI y su millonario single, GLORIA:




Publicado por @basketatodoritm

Salu2 anelkianos!

3 comentarios:

  1. Para que luego despotriquen algunos del basket de aquella epoca... Señoras y señores ese era basket en estado puro y lo demás son pamplinas!!!
    Luego estaban los arbitrajes que eran más 'permisivos' y podían verse verdaderos duelos de titanes bajo los aros.
    Esperemos que esta nueva generación italiana, que parece apuntar buenas maneras en este Eurobasket, vuelva al sitio donde le corresponde pues talento hay para ello

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo. Italia está jugando de una manera muy seria, lo suficiente para que finalmente me convenza Pianigiani; pero la falta de un cinco de referencia es lo que creo, como tú, que les pasará factura.

    Una pena apenas acordarme de aquellos partidos. Tengo un levísimo recuerdo de la semifinal contra la URSS.

    ¿Eran Aíto y Codina excepciones entre las reacciones en los periódicos?. ¿Pretendían idolatrar todo de la selección tras la victoria de semis y echarse sobre los árbitros tras la derrota de la final? ¿O había más como Aíto que admitían que no todo había sido perfecto en una y que el rival había sido superior en la otra como Codina?

    ResponderEliminar
  3. Hola colegas!
    ¿que hay JYP? Pues parece que no me mola esta Italia, pero no es así. Me gusta!, pero por dios, con un pivot!
    Tiene un perímetro de fábula e incluso DATOME tiene mucha calidad, pero no me vale sin otro tío que se pegue ahñi dentro.
    Pues es que hay peña que se piensa que se jugaba a 60 puntos...pero fíjate que marcadores.
    Los talentos ofensivos que habían en esa época era alucinantes y ojo que no he hablado de un tal Gallis...

    Heyy ROJO, recuerdo aquel partido y estaba cenando despues de jugar un partido: siendo un chaval alucinaba con aquella y pensé que eso iba a ser normal...pues fíjate, que ingenua es la juventud...jajaj
    Hey KAISER, bienvenido al blog, que es tu nueva casa. Aunque esté borrado tu comentario,lo he visto y te puedo decir que estaba muy de acuerdo. Anímate para la próxima!
    Salu2 colegas!

    ResponderEliminar