sábado, 12 de octubre de 2013

"CHRIS "CHAQUETA METALICA" MULLIN: UN EJEMPLO DE SUPERACION EN LA NBA"


Si te vas al mítico diccionario del inolvidable Andrés Montes, y buscas“Chaqueta Metálica”, aparece la siguiente definición: Chris Mullin, mítico integrante del Dream Team de Barcelona'92 y un crack a la hora de enchufar triples. Su look tipo militar 'señor, sí señor' le podría haber servido para actuar en la clásica película 'La chaqueta metálica'.
Certero en sus apodos, el añorado Montes, define el look del amigo Mullin : parece una víctima propicia para el infernal sargento de instrucción Hartman de la película de la que procede su apodo montesiano: La Chaqueta Metálica.

Y es que los enormes jugadores como "Mo" nunca dejan de estar de moda, y hace muy poco veíamos atónitos como los jóvenes jugadores de un campus de los Kings, donde es ahora General Manager se quedaron boquiabiertos al ver a su nuevo 'jefe', quitarse la gorra, atarse los cordones y calentar la muñeca.

"Mo" aceptaba el reto de sus alumnos y saltaba a la cancha para participar en un improvisado concurso de triples enchufándolas casi todas. El vídeo lo dejo para el final, porque muchos lo habréis visto.


LA CHAQUETA METALICA
Como no me voy a encontrar en una situación mejor para hablar del film, no voy a perder esta magnífica ocasión para hablar de refilón sobre ella y poder desatar el cinéfilo que llevo dentro…

Os puedo decir que, recuerdo que me quedé impactado cuando ví por primera vez la película.
Sobre todo, la primera parte de este gran trabajo del maestro Stanley Kubrick. Esta primera parte recrea el cruento período de instrucción militar.

Es un absorbente y tremendo retrato de un campamento de inexpertos marines, donde el brutal Sgto Hartman  hace y deshace a su antojo.


EL INCREIBLE PAPEL DEL SARGENTO HARTMAN


 

Y es que Lee Ermey, el actor que interpreta al infernal sargento , era un ex-marine buen conocedor de las técnicas de adiestramiento de reclutas en el Cuerpo. Fue idea suya la de no confraternizar con el resto de los actores durante el rodaje. Nunca se veían, ni comían juntos. Sólo se encontraban en el set para rodar sus escenas. 



El resultado fue excelente: Los actores que interpretaban a los reclutas se ponían tan nerviosos con los gritos y aspavientos de Ermey que a veces hasta olvidaban sus frases. El asombro y el miedo que aparece en los rostros de los reclutas es real. 


Ermey se puso a humillar de tal manera a los actores que interpretaban a los jóvenes marines que logró impresionar a Kubrick enseguida y éste comprendió que el actor era el idóneo para el papel del sargento Hartman.

 El personaje de Hartman que me parece una variación de otro sargento de instrucción del cine, famoso y duro de pelar:  Tom Highway de ‘El sargento de hierro’ (‘Heartbreak Ridge’, Clint Eastwood, 1986) pero totalmente deshumanizado. Vamos que el de Eastwood, parecía una madre protectora a su lado…

Ermey comentaba años después del estreno que, aunque coincide de vez en cuando por Hollywood con los actores del filme, ninguno de ellos le ha vuelto a dirigir la palabra…

Como anécdota, debo deciros que es alucinante que el gran papel de Lee Ermey fue injustificadamente apartado de la nominación al Oscar como mejor secundario. Algunos miembros serían del reparto de la peli…jeje


EL DICCIONARIO DE ANDRES MONTES.
Tras estas cinéfilas líneas seguiré hablando del verdadero protagonista (Mullin) de esta entrada y vamos a intentar buscar otro término en este “super-diccionario” del inolvidable Montes que aluda a nuestro personaje.

Como no podía ser de otra manera aparece el térmmino tan peculiar y extendido en el argot basketbolero, me refiero al de “Raza blanca tirador”, y éste reza lo siguiente:

 “Este club lo engloban todos esos tiradores de raza blanca de buena muñeca como Hornaceck, Steve Kerr, Chris Mullin, Mike Miller, Szczerbiack.... Todos los jugadores blancos son grandes tiradores”

Con esas dos definiciones montesianas, tendríamos una ligera idea sobre el tipo de jugador-leyenda que estamos hablando.


QUE GRANDE ERES “MO”
Chris Mullin nació en Brooklyn allá por el verano del ’63 en una familia de origen irlandés, humilde y, como no, católica. Era el tercero, de cuatro hermanos (tres chicos y una chica). Su padre, Rod Mullin, era inspector de aduanas en el aeropuerto Kennedy de Nueva York, mientras que su madre Eileen, se encargaba de la casa.

Chris “Mo” era un chico sencillo, de barrio. Su grupo de amigos era el mismo hace un dos o tres décadas que ahora mismo. 

Era tal su dependencia “del barrio” que tras empezar su exitosa carrera como jugador de baloncesto en el histórico High School Power Memorial (Manhattan), donde compartió equipo con Mario Ellie y donde Lew Alcindor  (Kareem Abdul Jabbar)  y comenzó en el colegio, cambiándose a un pequeño instituto de Brooklyn, el Xaverian H.S. Allí consiguió consagrarse como una de los jugadores históricos de instituto, logrando ganar el campeonato estatal de Nueva York en su año senior. 

Aquella temporada también obtuvo los títulos individuales de Mr. Basketball del Estado de Nueva York y ser nombrado jugador McDonalds All-American donde coincidió con un tal Michael Jordan.


UNA ESTRELLA EN LA “UNI”

“Chaqueta metálica” Mullin jugaba de escolta-alero (1,98 m) y se formó en la universidad de St. John's. 
 


















A la hora de elegir universidad, eligió a los Red Storm St. John’s por encima de Duke, Notre Dame y Virginia.
De nuevo, volvió a elegir sus orígenes por encima de todo. Pasaba de Brooklyn a Queens. A la hora de explicar que hacía en su periplo universitario dijo: “Después del entrenamiento me voy a casa, como, estudio, salgo con mis amigos y duermo hasta que vuelvo aquí y tiro”

El hombre que consiguió reclutarlo fue el mítico Lou Carnesecca, que entrenó en St. John’s durante veinticuatro años.
Cuando le preguntan a éste sobre Chris Mullin no vacila en decir que probablemente sea el jugador que más adoraba el juego y que mejor ética de trabajo tenía de los que había entrenado. 

Larry Falabella, un asistente del director del programa de deportes de la universidad, era el hombre encargado de pasarle el balón y coger los rebotes en sus sesiones de tiro. Más tarde se convirtió en uno de sus mejores amigos. Una vez le preguntaron como se conocieron y él contestó: “Yo era el tipo que le daba las llaves del pabellón”.

“Mo” no tardó en destacar en su periplo universitario. En el primer torneo que jugó para St. John’s fue proclamado MVP y esa temporada llegó a firmar más de 18 puntos por encuentro. Mullin básicamente fue eso siempre: un gran anotador

Tras acabar su ciclo universitario como Red Men logró proclamarse máximo anotador histórico, aparte de conseguir en tres ocasiones seguidas el premio a mejor jugador de la Big East (algo que no ha conseguido repetir nadie hasta ahora) y el premio John Wooden Award a mejor jugador universitario en su última temporada (1984-85). Aquella temporada fueron nombrados número 1 de la nación

Alcanzaron la Final Four, pero no consiguieron pasar de las semifinales contra su gran rival en la Big East, los Hoyas de Georgetown liderados por Patrick Ewing


 Compartía equipo con jugadores famosos como Bill Wennington, pívot canadiense que jugó en los Bulls de Jordan; Walter Berry, una leyenda en el baloncesto español que jugó en el Atlético de Madrid; o Mark Jackson, ex-base de Knicks y Pacers (donde también coincidió con Mullin).


¿COMO JUGABA?
A lo largo de su carrera lo más destacable de Mullin fue, sin duda, su demoledora muñeca, su inteligencia baloncestística o su gran conocimiento del juego.

Le gustaba chocarse con los rivales y para poder llegar a la línea de personal donde no fallaba casi nunca, pero con el paso del tiempo fue mejorando su lanzamiento hasta convertirse en un jugador de “catch&shot” en su último año. 

 
También decir que Mullin aportaba en todos los aspectos del juego. Mullin era capaz de asistir con inteligencia, rebotear con regularidad e incluso de defender, mas por trabajo y corazón que por cualidades, a hombres a menudo más altos que él, todo debido a las circunstancias que provocaban las ideas baloncestísticas de Don Nelson.

En esta primera fase de formación como jugador de baloncesto, también es conocida la afición de Chris Mullin por el playground. Se cuenta que solía ir a las canchas del Bronx y Harlem, barrios de mayoría afroamericana, para enfrentarse contra los mejores jugadores que poblaban la zona.

Su gran sueño siempre fue jugar en la NBA y era consciente que para poder conseguirlo tenía que trabajar muy duro. Ya en su etapa de instituto tenía las llaves del pabellón para entrenar su tiro. 

Para ser conscientes de su dimensión como jugador universitario, se podría afirmar que tuvo mejor carrera allí que en la NBA y hay que recordar que en la liga profesional americana fue cinco veces All-Star y llegó a promediar cifras anotadoras muy por encima de los 25 puntos por encuentro durante varias fases de su carrera.
El mismo respalda esta opinión cuando ha sido entrevistado al respecto y no duda en afirmar que fue la mejor época de su vida. Fue cuando más disfrutó del baloncesto y en mejor forma estuvo.

Pero los problemas con el alcohol que años más tarde explotaron durante su tercer año en la NBA, comenzaron de forma inocente en la universidad. 

Por aquél entonces era bastante conocido por su afición a la cerveza en los bares alrededor del campus y en el famoso Cuckoo’s Nest, un famoso pub de Brooklyn.


EL DREAM TEAM.

 

   

















Antes de llegar a la NBA ya había ganado un oro olímpico derrotando a España en la final de los JJ.OO de L.A. 84, formando uno de los equipos americanos más impresionantes que jamás hayan jugado competición FIBA: Michael Jordan, Pat Ewing entre otros… 


Como bien sabeís jugó también en los JJ.OO del 92, con el mejor equipo que se recuerda: el único “Dream Team” que ha habido y posiblemente habrá, y es que ves las fotos de esa plantilla y es algo increíble: Magic, Bird, Jordan, Barkley, D.Robinson, Malone…


UNA ESTRELLA EN EL FIRMAMENTO NBA.
Los Knicks tenían la primera elección de ese año y seleccionaron a Patrick Ewing con el número 1 del draft y pusieron en él sus esperanzas para reconstruir el equipo.

Mullin fue elegido con el nº 7 del draft por Golden State Warriors. Allí se adaptó al puesto de escolta y, pese a sufrir problemas físicos, lo hizo muy bien con medias de 14, 15 y 20 puntos por partido

Mullin llevaba el número 17 en honor a su ídolo de juventud John Havlicek pero las comparaciones no serían con Havlicek sino con otro Celtic contemporáneo de Mullin, Larry Bird

Ambos blancos, lentos y con un físico poco apto para el baloncesto espectáculo pero que destacaron y de qué manera. ..


MIEMBRO DE LOS “TMC”: EL “RUN &GUN” DE LOS WARRIORS
“Mo” se pierde 22 partidos pero regresa limpio y lidera a los Warriors en anotación total y logra una media de 20.2 puntos por partido, reconvertido de nuevo de escolta a su posición inicial de alero.
Nelson elige a Mitch Richmond en el draft del 88 y los Warriors empiezan a carburar. Manute Bol llega también al equipo y congenia inmediatamente con Mullin.

Durante la regular season los Warriors son considerados un equipo al estilo “run & gun” y de divertimento para los espectadores, debido principalmente al juego propuesto por Nelson.

El peso anotador recae nuevamente sobre Mullin, líder absoluto ya de los Warriors con 26.5 puntos por partido. Desde Rick Barry y Wilt Chamberlain nadie había tenido cifras parecidas en Golden State.

Llegados los playoffs, los Warriors dejan de ser ese equipo simpático y empieza a ser un auténtico problema para sus rivales. Barren a los Jazz de Malone y Stockton y son eliminados en semifinal de conferencia por los Suns de Kevin Johnson, Chambers y compañía.

Al año siguiente se elige en el draft a Tim Hardaway ('submarino atómico de bolsillo' según Ramón Trecet) y los Warriors empiezan a tener aspiraciones muy reales.

Richmond demuestra ser un más que capaz anotador con medias de más de 20 por partido y Mullin supera los 25.
Llega al equipo también Sarunas Marciulonis y los Warriors completan el backcourt más impresionante que se recuerde (contando a Mullin como escolta-alero). Pero la falta de fortaleza interior condena a los Warriors, que no alcanzan los playoffs.

En la temporada siguiente los Warriors dan la campanada liderados una véz más por Mullin, que consigue un nivel estelar en su juego alcanzando casi los 26 puntos de media por partido con porcentajes superiores al 50%. 


Los Warriors derrotan a los  Spurs de David Robinson a base de inteligencia táctica de Nelson y a la mortal velocidad y precisión del trío Run TMC (Tim, Mitch y Chris). En la siguiente ronda son derrotados por los Lakers que serían finalistas ese año.

La temporada 91-92 es el principio del fin. Los problemas interiores de los Warriors y en los futuros playoffs se acabarían encontrando con unos sorprendentes Sonics

De nada sirvió que Mullin realizara actuaciones estratosféricas .Nada de eso sirvió cuando la increíble dupla constituida por  Shawn Kemp y Payton martirizaron a los Warriors  a base de defensa y alley-oops.

Los Sonics eliminan contra pronóstico a los Warriors. Ese verano Mullin se cuelga su segunda medalla olímpica en Barcelona.

Las lesiones hacen mella en los Warriors al año siguiente y en particular en Mullin, que no puede brillar a su nivel y el equipo no llega a playoffs pese a la incorporación de Letrell Sprewell. 
La temporada siguiente Chris Webber llega al equipo y Mullin sigue padeciendo de lesiones.
Webber y Sprewell se enfrentan a Nelson lo que provoca el despido del entrenador y la suplencia de Mullin, que pese a sus problemas promedia 17 por partido.
Los Warriors son barridos en primera ronda sumarialmente por los Suns del “gordo” Charles.

Los años avanzan y pese a los movimientos en el mercado de los Warriors su situación no mejora, y las lesiones se ceban con la plantilla. .
Mo no consigue alcanzar el juego de pasadas campañas pero cercano a los 20 de promedio.


GO INDIANA, GO!

En la temporada 96-97 Mullin es enviado a Indiana, donde es entrenado por su ex-compañero en el Dream Team, Larry Bird. Ya no es el jugador franquicia y se adapta perfectamente a su rol, que va cambiando de ser titular a sexto hombre. 

Sus estadísticas sin embargo no se ven afectadas por la merma de minutos promediando 15 puntos en las tres temporadas que pasa en Indiana. Los Pacers alcanzan la final contra los Lakers cayendo 4-2 contra los Lakers.

Mullin regresa al año siguiente a Oakland para jugar una última temporada antes de retirarse.

El Chris Mullin de las temporadas 90-91 y 91-92, apenas necesitaba tiros para llegar a medias escalofriantes. 

En esas dos temporadas cada vez que Mullin recibía abierto era canasta segura, con el defensor encima de él o no. 

 Dennis Rodman dijo 'piensas que estás defendiéndole bien hasta que en el descanso el asistente te dice que lleva 20 puntos... entonces te das cuenta de que lo único que puedes hacer es evitar que reciba'. 
Además Mullin fue un aceptable reboteador y un pasador inteligente aprovechando los dobles marcajes.


LOS PROBLEMAS DE “MO” CON LA “PRIVA”.
 “Hola soy Chris Mullin… escolta de los Warriors, y tengo problemas con el alcohol”. Así de claro y así de televisado habló uno de los mejores tiradores de la historia de la NBA para reconocer que era humano, que tenía problemas y que estaba buscando la manera de arreglarlos. 

Y es que la vida de "Mo" no estaba encarrilada en Oakland. Así que pese a que en su 2ª temporada los Warriors llegan a semifinales de conferencia y pierden con el eventual campeón (los Lakers), en la tercera temporada los problemas de drogas y alcohol aparecen en el vestuario.
Chris Wasburn fue suspendido por el uso de sustancias prohibidas y Mullin estaba metido en esos graves problemas con el alcohol. 
Don Nelson llega al equipo y uno de sus primeros éxitos es convencer a Chris Mullin de que vaya a una clínica de desintoxicación. 

Mullin, cuyo padre y tío eran alcohólicos, forja desde entonces una relación con Nelson al que le considera su otro padre. 'De no ser por Nelson jamás hubiera arreglado mis problemas con el alcohol ya que básicamente desconocía que existía y eso bebía antes y después de los partidos Así que ahora reconozco que soy un alcohólico y cada día que me levanto me miro al espejo y me digo que hoy tampoco voy a probar el alcohol', dijo Mullin


HOMENAJES, RECONOCIMIENTOS Y RETIRADA DE CAMISETA A “CHAQUETA METALICA” MULLIN:
Sus logros más importantes: 1 vez en el primer equipo de la liga, 2 veces en el segundo, 1 vez en el tercero, 5 veces all-star , 2 medallas olímpicas... 

Jugó 986 partidos, anotó 17.911 puntos (18.2 por partido), capturó 4.034 rebotes (4.1), repartió 3.450 asistencias (3.5) y robó 1.530 balones (1.6).

 En el 2010 ingresó en el Hall of Fame, con otro enorme jugador: Dennis Rodman

Los Golden State Warriors rindieron un homenaje a Chris Mullin retirando la camiseta con el mítico dorsal 17 del jugador. 
La pena, es que acabó convirtiéndose en una sonora pitada repleta de silbidos y abucheos de los aficionados hacia el propietario de la franquicia, Joe Lacob, por el traspaso de Monta Ellis.

Como muy bien sabeis, eso significa que nadie más volverá a ponerse tal número jugando para los Warriors y que, inevitablemente, su nombre y su leyenda se irán haciendo más grandes a medida que pasen los años.

"Mo" dijo en aquel momento sobre su paso por los Warriors y su carrera en la NBA: “Nunca me divertí tanto jugando al baloncesto como entonces”.

Al jugador le hicieron un vídeo especial en el que grandes figuras como Magic Johnson y Larry Bird le elogiaban.

Chris Mullin, que lucía el 17 en honor a John Havlicek, es el sexto jugador en la historia de los Warriors al que se retira su número, uniéndose a Al Attles, Rick Barry, Wilt Chamberlain, Tom Meschery y Nate Thurmond.


NI EL SGTO. HARTMAN HUBIERA PODIDO CON “MO”


 En fín ,que la vida de Mullin, es un ejemplo de superación y constancia que ha sobrevivido a una prueba infernal que deja en una nimiez la brutal instrucción del Sargento Hartman en aquella famosa película ¿será por eso también porque le llamaba Chaqueta Metálica el bueno de Andrés Montes.


OS DEJO EL VIDEO  DE MARRAS

Mullin demostró con 50 palos recién cumplidos que sigue teniendo esa muñeca de seda que le llevo a entrar en el Hall of Fame en 2010.
Mullin  cogió el balón, apenas se elevó del suelo anotó desde la línea del triple 12 veces seguidas. Falló el tiro número 13 y luego metió los dos últimos .Ese es Mo, ese es Chaqueta Metalica Mullin


OS DEJO CON UNO DE LOS TEMAS DE LA PELI:"CHAQUETA METALICA".





Enhorabuena "Mo". Enhorabuena “Chaqueta Metálica” Mullin.

Salu2 anelkianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario